Relaciones en grupo

Revalidar el significado de consenso

Es difícil e inútil tratar de resolver problemas controversiales desde un solo lado. Buscar acuerdos comunes es la forma en que individuos y organizaciones pueden colaborar en la resolución de situaciones complejas de formas que satisfagan a todos .

La gestión de las nuevas estructuras legislativas y políticas, la necesidad de un abordaje frontal y eficaz contra la gripe A, los problemas medioambientales, el considerar responsabilidad de todos a problemas como la violencia, la inseguridad, la pobreza, y la inclusión de esos temas en las reuniones de aquellos que tienen poder para generar cambios, dependen, primordialmente, de la capacidad de generar consensos.

En esta sociedad global e interconectada el desarrollo del contexto es importantísimo y posibilitante porque la mayoría de los problemas existentes son generados por múltiples variables y actores, y afectan al mismo tiempo a numerosos y diferentes ambientes y personas. Sin embargo, para salir de la ambigüedad, la altisonancia, la vacuidad con que se nombra una y otra vez al concepto consenso, se pide su creación, se promete su desarrollo, es imperativo descubrir cómo se puede lograr.

Definir

Se llama consenso al acuerdo producido por consentimiento entre todos los miembros de uno o varios grupos.

La creación de consenso es, entonces, un proceso colectivo de toma de decisiones, una forma colaborativa de resolución de problemas y un eficaz modo de abordar situaciones complejas.

Abre la posibilidad para que individuos diversos, con intereses diferentes, cooperen para planificar, desarrollar y evaluar proyectos, programas, y políticas. Iguala el poder, la posibilidad de hacer oír la propia voz y la habilitación de hacer cambios de todos los participantes, y promueve un sentimiento de co-propiedad del trabajo que fomenta la responsabilidad y el liderazgo.

Las soluciones producidas de esta forma son más efectivas y permanentes, ya que el consenso construido representa los intereses relevantes comunes.

Paso a paso

El desarrollo del consenso se basa en la disponibilidad, el compromiso y la habilidad de encontrar espacios conversacionales comunes. Su objetivo es transformar las interacciones adversativas en una cooperativa búsqueda de información y soluciones que contemplen los intereses, las necesidades, creencias y valores de todos.

Etapas en el desarrollo del consenso:

1. Identificación del problema. Involucra no sólo la explicitación del problema sino también la elección de decidirlo por consenso. Esto puede ser realizado por un integrante del grupo, por la totalidad de los integrantes y aún por una tercera parte que propone la forma.

2. Definición de los participantes. Muchas veces parece que esto está cantado, pero la tarea requiere una selección interesada. Si son muchos los grupos involucrados, tendrán que proponer representantes. Es necesario que participen los afectados, los que tienen ideas y propuestas sobre la situación, los que tienen poder de acción, los que pueden analizar desde distintas perspectivas el problema, etc. Si el tamaño del grupo, el tema o la dinámica lo requieren, será tiempo de designar también un coordinador.

3. Presentación de cada posición. Lo ideal es hacerla de la manera más clara y lógica posible para que los demás puedan conocerla ampliamente, descubrir sus características y cómo se relaciona con su propuesta. No es necesario defenderla, imponerla, ni transformarla en un arma para atacar otras posiciones.

4. Escucha de las posiciones de los demás cuidadosamente.

Tomar nota, o si se dispone de copia trabajar sobre ella. Buscar qué se comparte y cuáles son los puntos posibles de anclaje para el trabajo conjunto.

5.Análisis conjunto de la situación. No plantearlo como una contienda donde uno gana y otro pierde sino como una posibilidad de ganar-ganar.

6. Aprobación del acuerdo. Aunque cada uno pueda no lograr lo que

inicialmente se proponía, el consenso se logra cuando cada uno siente que está conforme con lo conseguido.

7. Implementación y evaluación. La creación de consenso resulta en fuertes y creativos acuerdos, pero llevar a cabo lo decidido es otra tarea. Si no se cuida la implementación los acuerdos pueden fallar, por lo que es responsabilidad inherente a quienes decidieron por consenso el seguimiento y la evaluación de la misma.

Recuadro:

¿Qué problemas?

Las problemáticas que pueden ser trabajadas desde un abordaje de creación de consenso presentan ciertas características generales:

. La situación está indefinida o hay desacuerdo en la forma en que debería definirse.

. Los intereses contrapuestos pertenecen a grupos u organizaciones interdependientes entre sí.

. Hay disparidad de poder, de recursos o de acceso a la información entre los involucrados.

. Los intentos parciales de solución no han funcionado y, por el contrario, han exacerbado la situación.

Andrea Turchi es Consultora Organizacional y Diseñadora y Coordinadora del Programa de Entrenamiento en Coaching Comunicacional. También escribe el blog“A partir de una frase” y coordina Proyecto Contagia Lectura, galardonado con el Premio Hormiguita Viajera 2012 y Círculo de Coaching. Esta columna pertenece a “La Columna” , publicada en La Opinión.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s