ARTÍCULO TÉCNICO ABRIL 2014

por Andrés Jan

Conserva me, Domine, quoniam speravi in te – Salmo 16 (15) – Guárdame, oh Dios, pues me refugio en ti.

La confianza y el gozo profundo que brotan de la intimidad con Dios, son los sentimientos predominantes en este Salmo. Los versículos 5-6 permiten suponer que su autor es un levita (una persona consagrada al culto de Dios en el Templo de Jerusalén). El Nuevo Testamento asigna a este Salmo un sentido mesiánico, citándolo como un anuncio anticipado de la Resurrección de Cristo.

Conserva me, Domine, quoniam speravi in te. Dixi Domino: Deus meus es tu, quoniam bonorum meorum non eges. Sanctis qui sunt in terra ejus, mirificavit omnes voluntates meas in eis. Multiplicatæ sunt infirmitates eorum: postea acceleraverunt. Non congregabo conventicula eorum de sanguinibus, nec memor ero nominum eorum per labia mea. Dominus pars hæreditatis meæ, et calicis mei: tu es qui restitues hæreditatem meam mihi. Funes ceciderunt mihi in præclaris; etenim hæreditas mea præclara est mihi. Benedicam Dominum qui tribuit mihi intellectum; insuper et usque ad noctem increpuerunt me renes mei. Providebam Dominum in conspectu meo semper: quoniam a dextris est mihi, ne commovear. Propter hoc lætatum est cor meum, et exsultavit lingua mea; insuper et caro mea requiescet in spe. Quoniam non derelinques animam meam in inferno, nec dabis sanctum tuum videre corruptionem. Notas mihi fecisti vias vitæ; adimplebis me lætitia cum vultu tuo: delectationes in dextera tua usque in finem.

Su traducción es: Guárdame, oh Dios, pues me refugio en ti. Yo le he dicho: “Tú eres mi Señor, no hay dicha para mí fuera de ti. Los dioses del país son sólo mugre, ¡malditos sean los que los escogen y que corren tras ellos. Tan sólo penas cosecharán. No les ofreceré libaciones de sangre ni llevaré sus nombres a mis labios. El Señor es la herencia que me toca y mi buena suerte: ¡guárdame mi parte! El cordel repartidor me dejó lo mejor, ¡magnífica yo encuentro mi parcela! Yo bendigo al Señor que me aconseja, hasta de noche me instruye mi conciencia. Ante mí tengo siempre al Señor, porque está a mi derecha jamás vacilaré. Por eso está alegre mi corazón, mis sentidos rebosan de júbilo y aún mi carne descansa segura: pues tú no darás mi alma a la muerte, ni dejarás que se pudra tu amigo. Me enseñarás la senda de la vida, gozos y plenitud en tu presencia, delicias para siempre a tu derecha.

Algunos de los compositores son: Martin Wolff (muerto en 1502, obra compuesta hacia el año 1558); Jacobus Jacques Clement, más conocido como Clemens non Papa, (hacia 1510-1558, para coro mixto a cuatro voces a cappella, en latín); Bernardino de Ribera (hacia 1520-1571, para coro a seis voces mixtas [duplicando las voces de tenor y bajo); Giovanni Pierluigi da Palestrina (1524-1584, a cinco voces [duplicando la voz de contralto], sobre los versículos 7 y 8, en latín, editado como ‘Offertorium. Dominica quinta post Pentecosten’); Orlando di Lassus (hacia 1532-1594, compuso dos obras con este texto: la primera emplea los versículos 7 y 8, está en latín, y es para coro mixto a cuatro voces, editado en Munich en 1585 en ‘Sacræ cantiones … recens singulari industria compositæ’; la segunda obra está también en latín, emplea únicamente los versículos 1 al 4, es a seis voces mixtas [duplicando las voces de tenor y bajo], y fue editada en Graz en el año 1594, en ‘Cantiones sacræ’, la segunda parte del motete corresponde a otro salmo); Alfonso Ferrabosco ‘Il padre’ (1543-1588, obra para cinco violas); Tiburtio Massaino (hacia 1550 – hacia 1609, para doble coro mixto a ocho voces a cappella); Johann Sommer (hacia 1570-1627, para triple coro mixto a doce voces a cappella, en alemán ‘Bewahre mich, Herr’); Marc-Antoine Charpentier (1643-1704, con la denominación de H. 230, en latín); John Goldwin [Holding] (hacia 1667 – 1719, emplea los versículos 9 al12, para coro mixto a cinco voces [duplicando la contralto], en Mi bemol Mayor); Marcello Benedetto (1686-1739); John Arnold (1720-1792, emplea los versículos 8 al 11, en inglés, a cuatro voces mixtas a cappella, en Sol Mayor, editado en 1757); Charles William Hempel (1777 – 1855, emplea los versículos 8 al 11, en inglés, a cuatro voces mixtas, con acompañamiento de órgano, en Mi bemol Mayor, editado en 1821); y William Henry Havergal (1793 – 1870, para coro y órgano).

En el continente americano conocemos a Peter Mathews, nacido en Vancouver, British Columbia en 1944 quien compuso en el año 2002 ‘I Will Bless the Lord’, sobre los versículos 7 al 11 de este salmo, para coro mixto a cuatro voces y órgano.

Profesor Andrés Jan

Para el Noticiero Coral

Abril de 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s