Valorar lo que se tiene es poder hacer más

por Andrea Turchi

Saber con qué recursos se cuenta, integrarlos en una estrategia organizacional y potenciar al máximo su uso, es una manera de generar nuevas posibilidades de crecimiento. Y el inicio del año es una época inmejorable para enfocarse en reconocer y validar lo que se tiene.

Hospitales casi vacíos listos para ser usados pero a los que les faltan médicos, hospitales repletos con dos chicos con bronqueolitis por cama; tres voceros autorizados que comentan cosas diferentes de una misma organización, las paredes de un club usadas solamente para mensajes publicitarios. Estos, y otros ejemplos similares que suelen achacarse a la mala planificación, podrían solucionarse a partir de una estrategia equilibrada de uso de recursos.

El buen uso de los recursos es uno de los pilares de una gestión adecuada y está directamente relacionado con la conciencia de lo que se tiene y de lo que falta, la creatividad, el aprendizaje y el cambio organizacional.

Articular para lograr

Una estrategia de uso adecuado articula las capacidades claves de la organización con los recursos disponibles. Asegura el mantenimiento, el reciclado y el equilibrio de esos medios. Potencia su utilización completa de manera tal que se maximicen sus beneficios.

Si el club del ejemplo tiene inferiores ¿por qué no usar las paredes también para incluir reglas, proponer valores, dar ejemplo, educar? Si los hospitales no tienen médicos ¿sería posible realizar acuerdos con hospitales escuela, rotar los turnos con otros nosocomios, especializar la atención? ¿Cuánto impacto y precisión pierde la organización con tres voceros que hablan cada uno por su cuenta?

Conocer para poder

No incluir en la estrategia organizacional los bienes que se tienen o malgastarlos, generar estructuras que quedan vacías de recursos, despreciar los medios con que se cuenta, habla fundamentalmente, de desconocimiento.

Conocer los recursos habilita el usarlos. Actualizar el mapa implica relevar todos los recursos, tangibles, intangibles y humanos, más sus historias, características, posibilidades, estrategia de mantenimiento, ubicación, modo de uso, existencia.

Más que un mapa

Dicho mapa es mucho más que una especie de organigrama, es en realidad como el plano mágico de Hogwarts que tenía Harry Potter, en él deberían estar inscriptos no sólo el estado actual del recurso sino su proyección histórica y sus posibilidades futuras.

Llevar un registro exhaustivo puede ser relativamente simple si pensamos únicamente en herramientas. Un tomógrafo, gps, impresoras. Pero aunque sea más complejo, es igual de necesario si hablamos de personas. De sus habilidades, sus conocimientos, su experiencia. En una empresa ¿se sabe quién es especialista en tratar a los intratables? ¿Y el veterano capaz de conocer cada detalle de su historia? ¿Quienes saben primeros auxilios?…

Estos aspectos personales pueden parecer datos sin importancia, alejados de la estricta realidad organizacional… pero reflejan recursos que es necesario conocer y validar como tales.

Si se incorpora este bonus a la estrategia organizacional, se generarán nuevas posibilidades .

Medios solidarios

Cada organización que conoce, valora, y utiliza sus recursos se recrea como recurso de otras organizaciones. El establecimiento de redes solidarias, el diseño de estrategias de cooperación, la complementación en el uso de capacidades, potenciarán el rendimiento de los recursos. Por ejemplo el salón grande y el cañón de una biblioteca popular pueden ser utilizados para talleres comunitarios así como, a menor escala, el descarte de papel de una imprenta puede satisfacer a los pequeños artistas de la guardería de un barrio…

Es necesario conocer, validar y usar de manera óptima nuestros bienes. Pero fundamentalmente estructurar una cadena de comunicación que los conecte. Esto alentará la profundización de la identidad organizacional y el desarrollo de la creatividad. A su vez podrá ser motor de la solidaridad.

A no esperar

¿Saben ustedes cuáles son los recursos de su organización, grupo, coro? ¿Se han preguntado para qué otras posibilidades les sirven? Analicen cuáles son las necesidades de sustentabilidad que tienen y relacionen los recursos con soluciones que realmente, tienen a la mano.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Andrea Turchi es Consultora Organizacional y Diseñadora y Coordinadora del Programa de Entrenamiento en Coaching Ontológico Comunicacional. También escribe el blog “A partir de una frase” y coordina Proyecto Contagia Lectura , galardonado con el Premio Hormiguita Viajera 2012 y Círculo de Coaching . Esta columna pertenece a “La Columna” , publicada en La Opinión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s