Noticiero 10 de Marzo-Abril de 2003

NOTICIERO CORAL

marzo y abril de 2003

AÑO 2 – nº 10

____________________________________________________________________________________________________________

NUESTRA ACOSTUMBRADA REFLEXIÓN

Poner  un Granito de Arena



Olvídate de incertidumbres pesimistas. Reconoce que son más los bienes que disfrutas, que los males que te afligen.

Despierta en  la capacidad de asombro ante las bellezas de los milagros cotidianos y los logros de la naturaleza humana.

Regocíjate con los talentos que has obtenido.

Programa tu satisfacción permanente.

En lugar de dramatizar tus frustraciones, aprovecha tus grandes dones para superarte y salir adelante.

Sonríe con sana alegría a quienes encuentres a tu paso.

Muéstrate amable y dirige a las demás personas cordiales saludos y palabras de sincero afecto, para que irradies calor humano e influyas positivamente en el bienestar que debe reinar a tu alrededor.

Suaviza y ennoblece tu corazón y comparte con las demás personas el excepcional milagro del amor.

Atiende con amabilidad y paciencia a las personas con quienes debes relacionarte, comienza HOY a crear un trozo de paraíso a tu alrededor.

Tú puedes ser un sembrador de felicidad, de esperanzas y de objetivos nobles y altruistas, siendo ejemplo y promotor de actitudes positivas, nobles y de superación. No basta sólo con predicar y enseñar, ¡debemos dar ejemplo!.

¿Cómo puede hablar de bondad y buen trato una persona egoísta y grosera?.

¿Cómo puede hablar de equidad y justicia una persona egoísta?.

Piensa en esto: “Nadie puede dar lo que no tiene”.



FOLKLORE (CORTA INTRODUCCIÓN AL FOLKLORE MUSICAL EN LA ARGENTINA)

La palabra folklore (folclore) apareció por primera vez el 22 de agosto de 1846 en la revista Athenæum. Fue inventada por el inglés William John Thoms (1803-1885), quien escribió un artículo en dicha revista con el seudónimo de Ambrose Merton. La palabra, en un primer momento rechazada por muchos por tratarse de un híbrido, fue “institucionalizada” en 1878 con la fundación inglesa de la “Folklore Society”. La palabra misma desea reunir expresiones tan diferentes como son las costumbres, creencias y elementos propios de una cultura. Los hechos y fenómenos tradicionales de cada pueblo se manifiestan en aspectos de diverso carácter: material (vivienda, indumentaria, comida, bebida, instrumentos musicales), espirituales (música, danza, cuentos, leyendas, supersticiones, refranes, creencias), sociales, religiosos y estéticos. Para que el folklore sea tal debe poseer cuatro condiciones, que son las siguientes:

a) autoría anónima. No debe conocerse el nombre del autor, ya que la autoría de la obra pertenece a todo el grupo étnico.

b) transmisión oral. Algo que está escrito queda para siempre en forma igual, es estático. Lo oral es plausible de cambios, es dinámico.

c) transmisión de generación en generación. El folklore debe aprenderse de padres a hijos, y no en una escuela.

d) ámbito popular. Debe tener un lugar entre el pueblo, no ser un evento particular.

Sin estas cuatro condiciones no podemos hablar de folklore. Sí se puede decir que una obra tiene elementos folklóricos, por ejemplo la obra Martín Fierro de José Hernández. Indudablemente que dicha obra desea profundizar la vida del gaucho. Al estar escrita la obra, no hay ninguna posibilidad de que algún verso cambie, porque poseemos el original escrito por el autor. En este caso se habla de proyección foklórica.

El folklore lo crea y recrea el pueblo, y por ello está condicionado por el lugar geográfico y hasta por el clima en el cual vive el hombre. El proceso de folclorización es largo, donde hay que pensar en siglos, y no en años, en los cuales los diferentes grupos étnicos interaccionan entre sí, para lograr un producto único, en el cual hay vestigios de las culturas intervinientes, pero el hecho folklórico es indiviso.

Tres grupos sociales importantes han vivido en la Argentina. Ellos han logrado el desarrollo folclórico que conocemos hoy. En primer término estaban los aborígenes. El pueblo más importante ha sido el de los aymaraes (vulgarmente llamados incas), quienes poblaron el noroeste de la república, llegando hasta la zona de Neuquén. Aparte de habernos dejado muchos instrumentos (quena, siku, caja y otros), nos legaron también ritmos tan conocidos como la baguala, chaya y el carnavalito. Luego tenemos a los guaraníes, que habitaron la región litoraleña. Y en el sur a los mapuches, tehuelches y onas. El segundo grupo social que ha venido a nuestras tierras han sido los españoles, y en menor medida los lusitanos (portugueses). Ni bien comenzó la conquista de las nuevas tierras, han fundado ellos ciudades desde la capital del Virreinato del Alto Perú. Así poblaron el noroeste de nuestras tierras, donde irradiaron su cultura desde las ciudades de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, llegando hasta Córdoba, la que contó con la primera imprenta y la primera universidad de toda América. La ciudad de Buenos Aires tuvo que ser fundada dos veces, y recién a partir de la segunda mitad del siglo XVIII conquistó la supremacía sobre las demás ciudades, especialmente luego de ser elegida como capital del nuevo Virreinato del Río de la Plata (1776). La ciudad de Mendoza fue importante por el camino que unía por un lado a Santiago de Chile y Buenos Aires; y por el otro lado por ser la ciudad andina más austral, y llevar el camino hasta Lima, capital del Virreinato del Alto Perú (el segundo en importancia en la América colonial). Debido a que los aborígenes no quisieron ser esclavos del español, trajo éste desde diferentes regiones del África al hombre negro para esclavizarlo. Y fue este el tercer grupo social en importancia que habitó nuestro suelo argentino.

En un primer momento todos estos grupos no tuvieron interacción cultural. Sin embargo a medida que iban pasando los años se comenzaron a unir, no solamente como parejas, sino también en las diferentes expresiones. Todo ello se potenció con tres hechos políticos importantísimos. En 1810 los criollos tratan de independizarse de España. Tres años más tarde, la Asamblea del año XIII declara la libertad de vientres, mediante la cual todo hijo de esclava es libre. Y llegamos así al 9 de julio de 1816 el día en el cual se firma la Independencia, la que se extiende a todos los habitantes de las Provincias Unidas del Sud, también los esclavos. A partir de entonces los diferentes grupos interactúan entre sí, tomando lo más original y complejo de cada uno de ellos. Con todos estos elementos se van fundiendo poco a poco expresiones folclóricas como el carnavalito, el chamamé, la cifra, la milonga y tantas más. Hasta hace algunos decenios no hubo mucha difusión de expresiones folclóricas entre las diferentes regiones, sin embargo el advenimiento de la transmisión radial y televisiva por satélite hace que las barreras geográficas (cordilleras, océanos, ríos) desaparezcan, pudiendo nosotros hoy seguir desde Bariloche la vida de cualquier grupo étnico del planeta.

En la Argentina tenemos seis regiones folclóricas (musicales). Estas están condicionadas por un lado en el pasado histórico-étnico, y a las condiciones geográficas por otro. Estas disposiciones no son absolutas, habiendo en muchos casos interacción entre diferentes regiones, por ejemplo la ciudad de Córdoba que geográficamente comprende a la región Mediterránea, tiene sin embargo elementos de la pampeana, y hasta de la norteña. Por ello no hay que tomar estos límites como absolutos, sino más bien como orientadores.

Región norteña, también llamada del noroeste, incaica, incásica, o aymará

Comprende las provincias de: Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca y La Rioja. En ella podemos encontrar una sub-región, la puneña, que, sin embargo tiene características similares a la norteña. Se logró una fusión entre las creencias incaicas y el cristianismo.

La región más fuertemente sometida a la influencia peruana colonial es la integrada por las naciones diaguita y comenchingona, prolongándose hasta el borde mismo de la selva chaqueña. El investigador Carlos Vega identifica como expresiones musicales las especies líricas y coreográficas llamadas vidala, baguala, zamba y cueca. La cueca se parece a la cueca boliviana.

Expresiones nativas: la baguala (bahuala), que habiendo sido parte del Coya Raimi (ceremonia de la primavera), se transforma luego en expresión lírica; la vidala, originaria en el yarahué, canción sentimental inca; el yaraví (haraví) proviene de la anterior, y en algunas regiones se lo conoce como el “triste peruano”; el carnavalito, derivado del huayno; el huachi-torito, que es un canto que combina lo incaico y la fiesta cristiana de Navidad.

Expresiones criollas: la más importante es la zamba-cueca, que se transforma en zamba.

La caja es un membranófono que tiene dos parches de cuero, atados entre sí por medio de un tiento en forma de zigzag. Los hay de diferentes diámetros, desde los 35 a 50 centímetros, y de 10 a 20 centímetros de altura. La percusión del instrumento se hace con una baqueta o palillo que lleva en un extremo una cabecita de lana forrada en cuero para no romper el parche y lograr un mejor sonido. También se la llama huacara (en la lengua aymará) o tinya (en quechua), y caja chayera, porque chaya significa carnaval, y fue en ese período en el que más se la empleó. Está presente en casi todas las expresiones musicales de esta región.

El charango es un cordófono construido con madera, caparazón de quirquincho y cuerdas. Inclusive en la actualidad no hay una uniformidad en el número de cuerdas, rondando generalmente en cinco dobles. Aparentemente se construyó el primero de ellos en el año 1716 en la Villa Imperial de Tarapaya (Bolivia).

El erke es una trompeta de gran tamaño (tres a siete metros de longitud) construida con una caña a la que se le quitan los nudos (o bien con vara de cardón). Consta de tres partes: la embocadura, el cuerpo del instrumento, y el pabellón o trompa acústica, generalmente una cornamenta de vacuno. También se lo llama corneta o quepa. Su sonido semeja a un extraño bramido salvaje, muy grave.

El erkencho (erkecito) es un clarinete rústico, construido por un cuerno de vacuno que forma el pabellón acústico. Presenta un corte en el extremo agudo para insertar en él una pequeña cañita delgada, que posee una lengüeta vibrante. Produce únicamente tres sonidos, empleando la escala trifónica precolombina. Aparentemente el sufijo “encho” es el diminutivo, por ello su nombre significaría erkencito. En el norte argentino se lo tocaba únicamente en el verano, desde el día de todos los santos (1º de noviembre) hasta el Miércoles de Ceniza (carnaval).

La quena es una flauta de caña con sus extremos abiertos. Es el aerófono más importante del área de dispersión musical andina. El origen del instrumento es quechua y/o aymará. Los agujeros pueden variar de cinco a siete, contando con uno orificio posterior a la altura de la mitad de la caña. Antiguamente se construían con huesos y en la piedra. Es un aerófono que posee en el extremo superior una muesca que hace las veces de embocadura. Es un instrumento solista, que se emplea junto a la caja para acompañar huaynos, bailecitos, carnavalitos, cuecas, taquiraris. El lichiguayo es un aerófono similar a la quena, solamente más grande. Consta de tres a cinco aberturas anteriores y un agujero posterior. Debido a sus limitaciones musicales y por emitir notas más graves y suaves, sólo se usa como instrumento de acompañamiento.

El siku, antara, zampoña, o flauta de pan, es construido con una o dos hileras de cañas y ordenadas de mayor a menor, atadas en forma de balsa. Las cañas de la hilera anterior tienen su extremo superior abierto y el inferior cerrado por el nudo natural. Las culturas precolombinas e incluso preincaicas las construían de terracota y piedra. Recibe el nombre de zampoña, principalmente en Bolivia, y antara, en la lengua quechua.

Tarca es una flauta de madera de una sola pieza, con canal de insuflación, con boquilla en el extremo superior y con seis perforaciones en la parte media inferior. No lleva agujero en la parte posterior del aerófono como las quenas y pinkullos, razón por la cual son sus posibilidades musicales más limitadas, ejecutándose especialmente melodías pentatónicas. Muy similar es la anata, pero mientras las tarcas son de corte de paralelepípedos rectangulares con la parte en que van las perforaciones de forma ochavada, las anatas son construidas en forma cilíndrica.

Región mediterránea, también llamada chaqueña, o quichua

Comprende las provincias de: Chaco, Formosa, Santiago del Estero y mitad norte de Córdoba. Expresiones nativas: la Vidala, que provino del noroeste.

Expresiones criollas: La zamba y el chacarera son las más importantes y las más originales, siendo la última de ellas la más característica de esta zona.

Llamará la atención que no existió hasta 1850, aproximadamente, ningún rastro que certifique si, por ejemplo se bailaba chacarera, la danza por excelencia que identifica al área santiagueña. Por el cancionero trasciende la compenetración del santiagueño con sus dos ríos, el Dulce y el Salado. En ocasiones esas citas se hacen en quichua: Mishqui Mayu (Río Dulce), y Cachi Mayu (Río Salado). Los mismo lugares utilizados por el aborigen para su vivienda (la Mesopotamia) fueron los escogidos por el español durante la conquista: uno en los márgenes del Dulce, tomando como centro, la hoy ciudad de Santiago del Estero, y extendiéndose hacia el departamento de Río Hondo, aproximadamente en 1550. Otro, en el sector central del Río Salado, por ambas márgenes del río, hacia el norte y el sur.

El violín, traído por los misioneros jesuitas es el instrumento más original de esta zona, ya que folklóricamente no está presente en ninguna otra región, aparte de esta. A pesar de haber pasado dos siglos desde la expulsión de los jesuitas, los constructores de instrumentos siguieron confeccionando los violines, a la manera cómo se hacían en las reducciones.

Región mesopotámica, también llamada litoraleña o guaranítica

Comprende las provincias de: Misiones, Corrientes y Entre Ríos, (este) de Formosa, (este) de Chaco, (norte) de Santa Fe.

Poco conocida es la primitiva ruta de la yerba mate o la Ruta de Asunción que, partiendo de Buenos Aires por Santa Fe cruzaba el río hasta la actual capital entrerriana, y seguía por la costa del Paraná o del Uruguay, hasta Corrientes y Posadas, y de allí a Asunción por la actual Encarnación. Entre los argumentos, se recuerda la presencia de los bravos guaicurúes que administraban la margen derecha del Paraná y la margen izquierda del Río Paraguay, y también de los indios canoeros, que acechaban en las propias vías navegables: todos estos peligros obligaron a los viajeros a buscar rutas seguras para eludirlos. En las Misiones de los jesuitas eran tan protectores de sus indios ante los ataques o pretensiones de los españoles o lusitanos, que formaron casi un mundo aparte. Si se considera luego el mestizaje en la proporción enorme que se dio y la consecuente extensión de la lengua guaraní en todas las capas sociales como habla familiar, se puede explicar la segregación de la provincia del Paraguay y algunas características particulares de la sociedad criolla correntina. En lo que a danza se refiere, la pareja enlazada es la característica que distingue a la polka, antecesora genealógica del chamamé. Se dice que al retirarse la Compañía de Jesús (los jesuitas), la polka pasa a ser mediante reelaboraciones imprevistas, la carátula musical de esta tierra. Tristes peruanos, cantares con glosa y estilos son los aires musicales: la representatividad de la chamarrita habría que rastrearla, como danza, en el 1850 aproximadamente, existiendo datos firmes de prácticas frecuentes recién en los primeros años de este siglo.

Expresiones nativas: varias, de entre las cuales podemos mencionar el saltao, la mamá cumandá y el tontoyogo.

Expresiones criollas: la más importante es el chamamé, entroncado en la cultura guaraní. Poseemos varios bailes que se han acriollado, por ejemplo el valseado, y la polka (polca).

El arpa es de forma triangular, y podemos diferenciar dos de ellas: la cromática, y la paraguaya (arpa india, y arpa criolla). Esta última es la que se emplea en el territorio nacional, llamada también diatónica, porque no produce los sonidos alterados. Sus cuerdas en cantidad varían alrededor de treinta y cinco.

Región pampeana

Comprende las provincias de: Buenos Aires, Santa Fe, oeste de La Pampa y parte sur de Córdoba.

Puede apuntarse que la danza típica de la región, el gato, tiene cierto parentesco con la chacarera y los primeros rastros para asignar autorías o recopilaciones pueden asignarse a Andrés Chazarreta (primera década del 900), Manuel Gómez Carillo (1920/23), Beltrame (1924) y Ana S. de Cabrera (1925). Los rasgos musicales folclóricos que pueden ser mencionados tienen una decidida influencia europea y brasileña. Algunos llegan desde la Banda Oriental y se superponen a desteñidos vestigios de la cultura peruana que sobrevivían en la zona. La milonga, la cifra, el prado, la huella y ciertas danzas como el minué u otros derivados son los ritmos musicales más característicos. Algunos aparecieron incluidos en el folklore santiagueño, llevados en la ruta hacia el Alto Perú, por supuesto con retoques pertinentes.

Expresiones criollas: la huella, el malambo, el gato, que son canciones-baile; y las expresiones ódicas más importantes del país: la cifra, la payada, el estilo, y la milonga.

Región cuyana

Comprende las provincias de: Mendoza, San Juan y San Luis.

Por San Juan y Mendoza pasaba un camino que llevaba por un lado a Chile, y por otro al Alto Perú, atravesando La Rioja y Catamarca, lo que hace fácil detectar originariamente dialectos araucanos y, musicalmente, la cueca, que en Mendoza se parece más a la chilena. En la región es característica también la tonada, con un aire al estilo (de la región pampeana). La cueca, en cambio, es de movimiento vivo, bien al estilo chileno. Carlos Vega afirma que en San Juan se han hallado vidalitas andinas, lo que es probable, ya que estas tierras pertenecen al sistema de las llamadas Sierras Pampeanas, y comparte muchos elementos culturales con las provincias de La Rioja y Catamarca.

Expresiones criollas: la cueca, que tiene su origen en la zamba-cueca, pero se desarrolla en cueca en esta región; la tonada, que junto con la anterior son las más típicas de esta región.

Región patagónica

Comprende las provincias de: oeste de La Pampa, sur de Buenos Aires, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, y Tierra del Fuego. Será tratado en el siguiente número. (que continuaremos presentando de manera independiente

(Algunos) Instrumentos musicales del folklore argentino:

Acordeón: instrumento de lengüetas, aerófono, de teclas o botones (bandoneón, verdulera), creado en Europa en 1829, e incorporado muy prontamente a la cultura de nuestro país. Está presente en las regiones mesopotámica y pampeana.

Birimbao: también llamado arpa judía, es un idiófono punteado. Es popular en todas las regiones argentinas.

Bombo: membranófono de golpe directo, disperso en todas las regiones argentinas. Está formado por una gran caja de resonancia hecha de madera o latón, con dos aros que sirven para colocar los cueros o membranas elaborados con piel de llama o vicuña y que se fijan a la caja con correajes del mismo material, a modo de cordones.

Calabaza, idiófono de sacudimiento, especie de sonajero. Empleado especialmente por los guaraníes, pero presente en todas las regiones argentinas.

La campana es un idiófono de metal, con badajo. La de menor tamaño se llama cencerro, y también campanilla. A pesar de estar presente en todas las regiones argentinas ha perdido casi todo valor organográfico, usándose en forma un tanto aislada en algunos conjuntos.

Cascabel, idiófono con un badajo libre en su interior. Es de neto origen español, y presente en todas las regiones argentinas.

Guitarra, cordófono compuesto de punteo y rasguido. Oriundo de España y presente en todas las regiones argentinas. Es el más difundido de nuestros instrumentos musicales, como también en todos los países de habla hispana. La guitarra tuvo una función muy destacada en nuestros salones coloniales hasta casi fines del siglo pasado, en que fue sustituida por el piano, pero ello le permitió entronizarse en las raíces más profundas de nuestro pueblo creador en los medios rurales hasta nuestros días, formando parte en los conjuntos folklóricos. Derivados de este instrumento son la vihuela (ver más abajo), el charango (ver más arriba), el guitarrón, la bandurria, la bandola, el mandolino, todos ellos hoy desaparecidos como instrumentos folklóricos, pero que han tenido una importancia relativa en la música colonial y en la primera mitad del siglo XIX.

Maraca, idiófono de sacudimiento del ámbito aborigen y precolombino, consistente en una calabaza en cuyo interior se colocan piedrecillas o semillas secas (ver también calabaza). Está presente en todas las regiones argentinas. También se lo ha llamado huada.

Ocarina, aerófono de barro o arcilla. Su elaboración es a base de una mezcla de arcilla gredosa en forma ovoidal, hueca en su interior y con un grosor de no más de medio centímetro. En uno de sus costados se le hace una boquilla sobresaliente. En su parte superior lleva dos series de cuatro orificios cada una, en forma de semicírculo abierto, para los dedos de las manos desde el índice al meñique. En la parte posterior lleva tres perforaciones, casi equidistantes entre sí, que son para los dos pulgares, y la del medio para el resto del aire sobrante al hace sonar el instrumento. Su longitud varía desde los 15 a los 28 centímetros y su diámetro desde los 5 a 10 centímetros. Se la puede encontrar en todas las regiones argentinas, especialmente en la región del noroeste.

Pinkullo, o pinkillo es un aerófono con canal de insuflación. Se lo encuentra especialmente en la región del noroeste, donde es el más popular luego de la quena. Su estructura es muy similar a ella, solamente que en la abertura superior lleva una boquilla semejante al clarinete. Consiste en siete agujeros y se ejecuta en forma vertical. En la parte posterior lleva otra abertura, similar a la quena.

Quijada de golpe, idiófono de golpe directo. Instrumento que pone en movimiento las piezas dentarias, produciendo un ruido seco y continuo. Presente en todas las regiones argentinas.

El pandero y la pandereta son instrumentos populares en nuestro folklore, y fueron introducidos por los españoles durante la Colonia y tomaron formas tradicionales que perduraron hasta nuestros días.

Silbato, aerófono de empleo universal.

El triángulo es un idiófono traído por los españoles y que tiene escasa importancia musical en nuestro folklore.

La vihuela, ya extinguida como instrumento folklórico, es un cordófono derivado de la guitarra española. Tuvo plena vigencia en los salones de la época colonial y de la Independencia. Su estructura, en general, es casi igual a la de la guitarra española, pero de caja más estrecha y menos acinturada, lo que le da una gran sonoridad, gracias también al encordado. Está compuesta por cinco cuerdas dobles, por lo tanto tiene la categoría de instrumento solista y de acompañante.

Profesor Andrés Miguel Jan

_______________________________________________________________________________________________

COMPARTIENDO…

… LOS DIAS 1º, 2 Y 3 DE MAYO DISFRUTAREMOS DE UN ENCUENTRO CON AMIGOS, EN NUESTRO CURSO PARA DIRECTORES DE COROS…NOS VISITARAN ARGENTINOS Y CHILENOS, Y COMPARTIREMOS ESPACIOS RICOS Y MOMENTOS NUTRITIVOS EN LOS  ASPECTOS PROFESIONAL Y HUMANO. LOS ECOS DEL MISMO ESTARÁN PARA USTEDES EN EL PRÓXIMO NOTICIERO CORAL…

____________________________________________________________________________________________________________

III ENCUENTRO “CITA EN PRIMAVERA”

Primero lo soñamos, luego lo compartimos, por fin lo iniciamos….y como todas las cosas que aglutinan voluntades, que convocan similares objetivos, que generan movilizaciones espirituales, siguió su ritmo propio, acunado por las ganas y la alegría de encontrarnos.

Ya está en marcha la organización del III Encuentro Coral,  entre los dìas 10 y 13 de octubre de 2003, y  hemos recibido abundantes preguntas sobre el tema….

Hubiera sido nuestro deseo brindar a Ustedes todas las respuestas para esta fecha, pero la realidad que vivimos, la cautela ante los inminentes cambios políticos que puedan o no influir en la economía, hace que resulte imposible, todavía, ofrecerles alguna propuesta.

Seguramente en los primeros días de Junio, cuando enviemos el Noticiero Coral N° 12 ya tendremos la posibilidad de informarles todo lo relacionado a “Cita en Primavera 2003”.

Mientras tanto, podemos rescatar la vieja alcancía del chanchito, y guardar las moneditas con la expectativa puesta en el próximo mes de Octubre.

Deseamos profundamente que esta año, los que ya nos conocen, nos acompañen nuevamente, y los que no, concreten la posibilidad de visitarnos, para disfrutar en este lugar tan especial, de una pasión común: el canto coral.

____________________________________________________________________________________

NOS ESCRIBEN…NOS CUENTAN….

El Eisteddfod de la Juventud y el Eisteddfod del Chubut son festivales que representan a una de las tradiciones típicas de la provincia del Chubut. Su costumbre llegó hasta nosotros a través de los inmigrantes del País de Gales que arribaron a la Patagonia en 1865. Congregaron en torno al arte, a todos cuantos se sienten libres, y respetuosos de una convivencia en paz.

Cada una de sus competencias representa, no la lucha por un premio, sino una oportunidad de aprendizaje y gozo, compartiendo una experiencia enriquecedora.

La participación en los certámenes está abierta a cualquier persona o grupo que lo desee, ya que nadie está especialmente invitado a hacerlo aunque sí lo están todos en general.

La Comisión Organizadora no persigue fines de lucro y los festivales se financian con donaciones públicas y privadas, así como con la recaudación de las entradas. Se cuenta siempre con el desinteresado aporte de los jurados, quienes más que asignar distinciones, valoran el trabajo de los participantes, señalando aciertos y errores, con miras a la superación y excelencia de los participantes.

Estos jurados, que cambian periódicamente, ofrecen también variedad de perspectivas en sus apreciaciones, tal como ocurre a la subjetividad propia de los juicios humanos.

El Eisteddfod es una feliz resultante de la plural contribución de todos.

Tomar parte en su celebración constituye una posibilidad de manifestar y proyectar a la comunidad los valores del Eisteddfod: Verdad, Amor y Justicia que son los que ennoblecen nuestras vidas al mismo tiempo que cohesionan y proyectan la sociedad del futuro. El Eisteddfod contribuye a promover el entendimiento y la Paz Internacional por medio del lenguaje de la Música, el Canto y la Danza. Se dice que éste minimiza las diferencias entre las Naciones y une a miles de corazones en alegre armonía.

Eisteddfod  del  Chubut 2003

El Festival Literario Musical de la Patagonia

Eisteddfod de la Juventud : 12  y  13 de setiembre

lugar: Gaiman -Chubut

_____________________________________________________________________________________

De: INARTEM [info@inartem.com.ar]
Enviado: miércoles, 12 de marzo de 2003 0:37
Asunto: El Precio de Crecer

Queridos amigos de INARTEM:

Todo desafío trae aparejado alegrías, tristezas, decepciones y sorpresas.

Nuestra alegría fue contactarnos con ustedes. Nuestra tristeza habernos dado cuenta que no contábamos con las comodidades que ustedes necesitaban. Nuestra decepción, habernos retrasado en el comienzo. Y nuestra sorpresa fue y es el apoyo de todos ustedes que gracias a Dios nos está haciendo pagar EL PRECIO DE CRECER.

El INSTITUTO ARGENTINO DE TEATRO MUSICAL (INARTEM), está creciendo.

Nos quedó chica nuestra sede y la semana que viene lanzaremos nuestras actividades en una nueva casa que dará que hablar y comenzaremos por fin con todo el programa para el 2003.

Allí arrancaremos por fin entre otros cursos, de los que se irán enterando con:

PROYECTO BROADWAY, dirigido por la Sra. Graciela Pal

PRODUCCIÓN Y GUION PARA TV, dirigido por Rosana Bellizzi

DESARROLLO DE IMAGEN Y MARKETING PERSONAL, dirigido por Romina Quiróz

ESCENOGRAFÍA TEATRAL, dirigido por Ana Díaz Taibo

DANZA Y COREOGRAFÍA, dirigido por Ana Laura Perera

TALLERES DE ACTUACIÓN PARA ADULTOS Y ADOLESCENTES, dirigido por Sergio Aragona

REALIZACIÓN DE VESTUARIO  TEATRAL

MAQUILLAJE TEATRAL

y retomaremos las actividades del único CORO FUNARTEM (Coro de la FUNDACIÓN ARGENTINA DE TEATRO MUSICAL), preparado por nuestro instituto.

Y mucho, mucho más para que seas el profesional que soñas y mereces ser.

Si queres saber más llamanos al 4824-8185 y te daremos más detalles.

Rosana Bellizzi y Carlos Tren

_____________________________________________________________________________________________________________

De: LAURA INES CARABELLI [laucarabe@infovia.com.ar]
Asunto: Jacobo Gallus

Querida Celi:

Quería agradecerte y felicitarte y a través tuyo al Maestro Andrés Jan por el material aparecido en el último noticiero coral sobre Jacobo Gallus. El Coro Mester de Juglaría interpreta dos de sus obras: Ascendit deus y Heroes Pugnate y realmente no teníamos mucho datos sobre él y su obra. El aporte nos resulta muy valioso. ¡Muchas Gracias!!. Afectuosamente. Laura Carabelli. Trenque Lauquen

___________________________________________________________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s