Noticiero 5 de Junio _ Julio de 2002

NOTICIERO CORAL

JUNIO- JULIO 2002

AÑO 1-nº 5



UN ANTÍDOTO CONTRA LOS CONTRATIEMPOS

Al terminar el campo donde vivía el anciano, había un barranco muy profundo. Para pasar al otro lado, en el que había un hermoso prado, un arroyo cantarín y eternas flores rosadas y amarillas,la gente debía bajar trabajosamente una pendiente empinada y peligrosa, y luego subir con enorme esfuerzo. El prado, por lo tanto, se disfrutaba desde lejos con añoranza, y los chicos no podían llegar nunca. Cada día de su vida, el hombre tomaba un guijarro y lo lanzaba al fondo del barranco.

– ¿Para qué haces esto?, le preguntaron un día sus hijos.

– Es mi aporte para reducir el abismo que nos separa de lo que deseamos. Si todos hacemos lo mismo, si ustedes y sus hijos también lo hacen, alguna vez el barranco quedará cubierto y los hombres podrán disfrutar sin fatigas de lo que ahora nosotros debemos sufrir para gozar.

Yo sé que mis guijarros son pequeños, por que  es todo lo que puedo cargar a mi edad, pero gracias a ellos, el prado y el río están cada vez más cerca…



REFLEXIONES DE UN DIRECTOR

Identidad:

1)Período Clásico

Cada compositor en cada período ha estampado su estilo personal en sus composiciones. No obstante el progreso en las distintas épocas a través del desarrollo y la investigación ha dado al hombre costumbres y hábitos que quedaron plasmados en las culturas de los pueblos.
Elegancia, pureza, equilibrio, relevante reserva emocional con respeto a las formas establecidas son las características de la era clásica, sea arquitectura, literatura, danza, escultura o música.
De cualquier forma, muchas sorpresas esperan a los que buscan debajo de las superficies formales de las obras de un Haydn o Mozart. Para ellos,desviarse por las ramas significaba diversión o un simple juego como una broma pasajera que siempre era oportuna y de buen gusto.
Beethoven, es otro asunto y requiere para su interpretación mayor profundidad en la ejecución. Este gigante suele ser la víctima de los inexpertos que abordan fragmentos de obras como la Misa Solemnis o la Misa en Do. Estas obras requieren voces con mayor experiencia vocal y coral ya que encierran la gloria máxima del canto coral universal. Debemos ser celosos guardianes del canto coral, ya sea a capella o con acompañamiento.
Muchas veces recomendamos música de éste período clásico que no resulta adecuada a coros demasiado jóvenes y que puede ser perjudicial. A nadie le agrada abordar obras que superen en dificultades su capacidad y conocimientos.
La música del período clásico requiere como en todas las demás épocas sumo cuidado, respeto, pulcritud y claridad en el estilo.

2) Período Romántico.

Los compositores de ésta época, conjuntamente con los escritores que reaccionaron contra el árido formalismo del período clásico se unieron a la nueva corriente emocional del momento. Cuando un estilo se vuelve personal, subjetivo, puede influir en detrimento de una interpretación musical.
Mientras muchos compositores de éste período lograron crear importantes y exitosas obras instrumentales, no siempre fue así para la música vocal. El texto, sobre todo religioso en algunos Salmos, Jubilate Deo o una Misa que han sido compuestas en todas las épocas no se adaptan a un estilo personal o subjetivo.
Franz Schubert y J. Brahms eran dos notables excepcionales.
La mayoría de la obra de Franz Schubert fue escrita para la canción, el lied. Aún el Credo de la Misa en Sol con las sílabas repetidas sobre el mismo acorde está siempre dentro del espíritu de la canción. La música de Schubert puede ser una hermosa experiencia sobre todo para los jóvenes. Hay
muchas de sus obras que se pueden utilizar para coro mixto y suficiente material para coro de hombres.
La música de Brahms tiene una textura que es un poco difícil de describir (templada y colorida). La estructura y el sonido están perfectamente entrelazados y son inseparables. De cualquier forma es difícil quedarse fuera de la densidad del sonido. Lo que eleva a Brahms a las alturas más extraordinarias es la fuerza de su fraseo. El es el hombre de la línea larga y esto es lo más difícil de lograr para cualquier director, sobre todo si trabaja con gente muy joven.
Cantar Brahms se acerca a la sensación que percibe un nadador cuando avanza y siente la resistencia del agua, parece que nunca logra llegar al final del braceo.
Recordar que estilo y forma no son sinónimos. Forma es concerniente a la estructura de una obra (por ejemplo sonata, usada por Mozart, Brahms, Bártok etc.) a pesar de que cada uno tiene su característica. Estilo es más flexible, más íntimo: el vocabulario propio del compositor es evidente.
La curva, el arco, el alzar y declinar de una frase, el sonido de las partes, la relación tonal, la forma de ubicar el texto, armonía y dibujos rítmicos… éstos son los elementos que pertenecen a cada compositor. Ellos son también los que nos conducen más allá del perfil y la silueta más íntima del compositor.
Cuando buscamos la profundidad interior estamos más cerca de identificar la parte creativa del músico que queremos interpretar, ya sea para nuestros cantantes o nuestros oyentes. Vale la pena el esfuerzo.

Siempre es bueno reflexionar.

Clydwyn Ap Aeron Jones



Bariloche se viste de invierno…las cimas de los cerros se pintaron de blanco, los árboles sostienen valerosos sus brazos al cielo, algunos, desnudos, muchos, verdes, oscuros, sosteniendo el color del paisaje con tenacidad…otros, amarillos o rojos, casi rindiéndose ante la decisión de la Naturaleza.

Sus hombres se preparan para sostener la temporada turística que promete ser exitosa……… y nosotros seguimos trabajando para el II Encuentro Cita en Primavera, que se realizará entre los días   25  y 27 de Octubre.

YA TENEMOS EL PROGRAMA GENERAL DEL ENCUENTRO, QUE CONTEMPLA ADEMÁS EL CRONOGRAMA DE LAS PRESENTACIONES, LOS TALLERES Y EL TIEMPO DE COMPARTIR Y DISFRUTAR.

SI USTED DESEA RECIBIR ESTA INFORMACIÓN CLIQUEE AQUÍ Y AGREGUE AL ASUNTO “DESEO INFORMACION”, INDICANDO ADEMÁS EL NOMBRE DEL CORO Y LA CIUDAD DE RESIDENCIA.

PARA FAVORECER NUESTRO TRABAJO, AGRADECEMOS LA SOLICITE ANTES DEL 12 DE JUNIO.

MUCHAS GRACIAS POR ESTE APORTE, QUE NOS FACILITA LA LABOR.

Tal vez podamos muy pronto entrelazar de este modo nuestras manos y nuestro corazón con otros argentinos y latinoamericanos con quienes compartimos objetivos en común….uno de ellos, valioso y trascendente, como es el de cantar con fuerza y vocación.



El Barroco Americano (2da. Parte)

Algunos compositores de las reducciones jesuíticas

Mesner Juan

Lo único que se sabe de él es que fue experto en música, multiplicó por puño y letra todas las composiciones de su compañero, el padre Schmidt todas las demás piezas musicales para todas las poblaciones de Chiquitos, de tal manera que nadie podía comprender de dónde sacaba el tiempo para tantos escritos. Además de esto instruía a los músicos de los diferentes pueblos y cuando ni él ni el padre Schmidt podían irse a los pueblos respectivos,hacía venir a los músicos para instruirlos en su propio pueblo.

Paucke Florián

Nació en Silesia, en Witzingen, el 24 de septiembre de 1719. Entró a la Compañía en 1736, llegando a la misión Paraguaya [de los Mocobíes] en 1748.En el año 1755 fue solicitado para que acudiera con sus músicos indios de la reducción de San Javier a Buenos Aires para participar de las fiestas de San
Ignacio. Alcanzó el universal destierro en 1767, volviendo a su tierra natal donde murió en 1780. Escribió el libro “De allá y para acá” donde narra lo siguiente: “Aún quedaban cuatro meses hasta la fiesta del santo padre Ignacio (de Loyola) [fundador de la orden de los jesuitas], en cuyo día el
obispo debía de pontificar en nuestra iglesia. Yo fui requerido por el Jefe del Colegio de componer una nueva misa musical con las correspondientes vísperas… Compuse pues las vísperas y la misa, ambas eran bastante armoniosas y largas”.

Schmidt Martín

Nació en Baar [Suiza], el primero de octubre de 1694. Entró en la provincia de Germania Superior en 1717, llegó al Paraguay en 1727, trabajó 41 años entre los Chiquitanos [región de Chuiquitos, Bolivia]. Al ser desterrados los jesuitas, volvió a su país natal, donde murió en 1772 [o en 1773]. Fue encargado de enseñar música en la reducción de San Javier, y entre los Chiquitanos, a quienes encontró admirablemente dotados para la música. Enseñó a los aborígenes a construir instrumentos. Aparte de ello se encargó de construir iglesias, con todos los ornamentos [altares incluidos], como
son las de San Rafael, San Javier y Concepción. Por desgracia todavía no se  han podido encontrar partituras suyas.

Sepp Antonio

Fue uno de los más preclaros misioneros y músico de altas calidades a quien podemos considerar como el más destacado artista de la última década del siglo XVII y de las primeras tres del siguiente. Nació en 1655 en Kalter, cerca de Brixen, en el Tirol (Austria). Desde su niñez había sido instruido
en la música y por su preciosa voz había sido escogido para tomar parte del coro de la Corte Imperial de Viena. En el año 1674 ingresó a la Compañía de  Jesús y fue enviado a Río de la Plata en 1691. Hasta 1693 permaneció en la Reducción de Yapeyú pasando luego a otras, entre las que le cupo también una  destacada actuación, como la labor desarrollada en San Javier, Cruz, y finalmente en la misión guaranítica de San José, en la que falleció a la edad de setenta y siete años. En sus memorias escribe lo siguiente: “Es de saber que antes de mi llegada ellos no sabían nada de la partitura de órgano, del bajo sostenido, del bajo cantado, nada de compás, de mensura, nada de las fracciones menores de las notas, nada de música a dos, tres o cuatro voces… Como resultado, este año (1692) he formado los siguientes futuros maestros de música: 6 trompetas, 3 buenos tiorbistas, 4 organistas,
30 tocadores de chirimías, 18 cornetas, 10 de fagote.” Además de enseñar a muchos indígenas de las Misiones el secreto de su arte, compuso para los mismos y en la lengua guaraní muchas canciones sagradas. Falleció en la Reducción de San José en 1733.

Zipoli Domenico

Nació en Prato, cerca de Florencia el 17 de octubre de 1688. Hasta 1706 recibió formación musical esencial en su ciudad natal, donde tuvo la oportunidad de estudiar órgano. En 1707 obtuvo un estipendio del Gran Duque para estudiar en Florencia con Giovani Maria Casini. En cuaresma de 1708 fue incluido entre 24 compositores importantes de Italia a quienes se les solicitó que suministraran música para el oratorio “Sara in Egipto”. A los 21 años se encuentra en Bolonia estudiando con Vanucci. Completó sus estudios en Roma (a más tardar a comienzos de 1710) con Bernardo Pasquini. Estrena los oratorios Sant’ Antonio (1712) y Santa Catherina Vergine e martire (1714). Era organista en 1716 de la Iglesia “del Gesu” de los Jesuitas en Roma, donde publicó su primera obra, las Sonatas para órgano y para clave (Sonate d’intavolatura per organo e cembalo). También editó la cantata Dell’ offese a vendicarmi (para soprano y continuo). Tocado por la vocación religiosa ingresó a la Compañía de Jesús. En 1717 se embarca en Cádiz hacia Sudamérica, llegando ese mismo año a Buenos Aires [el 8 de julio] y de allí pasó a Córdoba como maestro de capilla de la  universidad que regenteaban los jesuitas. Murió a la edad de 37 años en la estancia Santa Catalina, en las afueras de la ciudad de Córdoba el 2 de enero de 1726. Dada la anulación de la orden de los Jesuitas se perdieron muchísimos datos fundamentales para un estudio musical sobre este compositor. Podemos mencionar las siguientes obras: Ave Maris Stella; Cantemus Domino; Deus in Adiutorium; Dixit Dominus; Letania en Do; Letania en Fa; Missa en Fa; Missa San Ignacio; O gloriosa Virginum; Tantum ergo; Vísperas de San Ignacio. Técnica depurada y originalidad melódica distinguen a este compositor que vivió ocho años y algunos meses en Córdoba.
Vale la pena “resucitar” dos artículos periodísticos aparecidos, el primero en el Diario El País de Montevideo (Uruguay), el 25 de mayo de 1964, y el segundo aparecido en El Plata, diario de la tarde Montevideo (Uruguay), el 22 de mayo de 1964. Ambos artículos fueron reproducidos en la Revista
musical Psallite, número 50, páginas 29 a la 32. Este artículo de referencia nos presenta la restauración de la Misa (hoy llamada de los Apóstoles), por parte de Lamberto Baldi.


El primer artículo es el siguiente:
Lamberto Baldi estrenara una obra maestra del Barroco de América hispana

Mañana sábado, solistas, coro y or­questa del SODRE, bajo la dirección del maestro Lamberto Baldi, darán a conocer en primera audición la “Mi­sa” de Domenico Zipoli, cuyo manus­crita se hallaba en la Catedral de Su­cre. Ante tal acontecimiento le hemos pedido al investigador compatriota, Lauro Ayestarán, una serie de noti­cias sobre la personalidad de su au­tor, el hallazgo de esta obra y las características de la misma. Domenico Zipoli – nos dice Ayestarán – había nacido cerca de Florencia hacia 1688. Después de haber estudia­do en Nápoles con Alejandro Scarlat­ti completó sus estudios en Roma con Bernardo Pasquini, donde publicó su primera obra, las Sonatas para órgano y para clave que acaba de editar en dos “long-play” el SODRE, inter­pretadas por Manuel Salsamendi y Eva Vicens.
Era organista en 1916 de la Iglesia de los Jesuitas en Roma y tocado por la vocación sacerdotal in­greso como religioso en esa Compañía. Al año siguiente fue enviado a Sud­américa en la expedición en que ve­nía el celebre historiador Pedro Lo­zano. En 1717 llegó a Buenos Aires y de allí pasó a Córdoba como maestro de capilla de la universidad que re­genteaban los jesuitas. Murió a la edad de 37 años en la estancia de Santa Catalina, en las afueras de esa ciudad el 2 de enero de 1726.
Cuando en 1941 publicamos las pri­meras noticias sobre Zipoli en Amé­rica -agrega Ayestarán – en un fo­lleto que editó el Museo Histórico Na­cional, aventuramos la hipótesis de que la obra más importante de este compositor se había escrito en el Nue­vo Mundo, toda vez que en el vivió desde los 28 a
los 37 años, es decir, en el esplendor de su capacidad musical.En 1959 el profesor de musicología de la Universidad de California, el doctor Robert Stevenson, halló el ma­nuscrito de esta Misa en el Archivo
Capitular del Cabildo Eclesiástico de Sucre (Bolivia) y comunicó su hallaz­go en su libro “The Music of Perú” editado por la Unión Panamericana en Washington. La hipótesis comenzaba a demostrarse. En América aparecían las primeras obras de la madurez de Zipoli.
De inmediato – continua Ayestarán – solicitamos al entonces embaja­dor de Bolivia en el Uruguay, el doc­tor Hernán Siles Suazo, una copia fotostática del manuscrito. Al cabo de unas semanas llego a nuestro poder un mazo de fotografías con la copia de las partes de esta obra que se la entregamos al
maestro Lamberto Bal­di para su realización e instrumenta­ción. El trabajo de Baldi, ha sido de extraordinaria delicadeza y sapiencia, y la obra podrá oírse en toda su pu­reza mañana en el Estudio Auditorio del SODRE. El manuscrito había sido copiado en 1784 y a nuestro entender nunca fue
ejecutada en esta versión porque al­gunas partes ostentan errores muy sencillos que se corrigen cuando la obra se lleva a la ejecución. había además que “realizar” el bajo conti­nuo e instrumentarlo. La obra es pa­ra coro a cuatro voces, tres solistas y orquesta y es una de las maravillas del Barroco por la tersura de sus lí­neas melódicas y el orden de su construcción. Parece escrita para un coro de niños y jóvenes indianos sin gran­des exigencias técnicas, pero con una sabiduría consumada. Es la “difícil sencillez” de los grandes composito­res. El “Gloria” de la Misa de Zipoli se cierra sobre un “fugato” de admi­rable textura contrapuntística dentro de la más sobria sencillez.Pero lo importante de esta audición de mañana, estriba en que recién se empezará a conocer – concluye Ayestarán – un período de la música hispanoamericana descubierto hace ape­nas unos cinco años. Ocurre que en
nuestro continente se produjo entre 1600 y 1750 una música de la más al­ta categoría técnica y estética. Es el Barroco religioso sudamericano cuyos archivos están en Bogota, Quito, Tru­jillo, Lima, Cuzco, La Paz, Sucre y Potosí. Hay figuras como Juan de Araujo que escribía piezas para cua­tro
coros a 15 voces, de la categoría más excelsa. En el mismo archivo donde Stevenson hallo la Misa de Zi­poli, se conservan cerca de 200 obras suyas. Por otro lado, se destaca la fi­gura de Tomas de Torrejón y Velas­co, autor de la primera opera com­puesta en el Nuevo Mundo, “La púrpura de la rosa”,
letra de Calderón de la Barca, estrenada en Lima en 1701. Esta obra es de una riqueza des­lumbrante y refleja un nivel cultural en el campo de la música similar al obtenido en América en el campo de la arquitectura de esa época, de la que quedan notables testimonios en toda el área del Pacifico.
La Misa de Zipoli que se conocerá mañana no es un hecho aislado. Al contrario, parece muy sencilla, al la­do de las grandes construcciones del Barroco hispanoamericano de esa época. De todas maneras es un modelo de perfección clásica además, creo que en poco tiempo han de aparecer nuevas muestras de este músico ex­cepcional que vivió sus mejores anos en nuestro continente en calidad de maestro de capilla. En todo casa, la primera audición de mañana se debe al brillante ha­llazgo de Robert Stevenson, el inves­tigador que ha promovido el descu­brimiento del Barroco hispanoamericano, y a la alta capacidad musical del maestro Baldi que reconstruyo la obra y la va a conducir al frente de los cuerpos estables del SODRE.

El segundo artículo dice:
Resurrección de una obra maestra

Concierto de la OSSODRE, bajo la dirección de Lamberto Baldi. Solis­tas: Luis Batlle Ibáñez, pianista; Alba Tonelli, Milka Diaz, Osvaldo Tourn, cantantes. Programa: Misa en fa para solistas, coro y orquesta de Zipoli, trascripción de Baldi (estreno mun­dial). Introduccion y Allegro en re menor op. 134 de Schumann (prime­ra audición). Concertino en re op. 31 de Busoni (primera audición en América). Interludio y Danza de “La vida breve”, de Manuel de Falla. En el Es­tudio Auditorio, sábado 22.
La presencia de Lamberto Baldi frente a la OSSODRE siempre se tra­duce en programas de altísimo interés y en ejecuciones importantes. Su competencia de preparador, su empu­je y su musicalidad se pusieron una vez mas de manifiesto en un progra­ma con algunos estrenos de enorme trascendencia como la Misa de Zipoli y con una reposición de los fragmen­tos sinfónicos de “La vida breve”, en los que logro gran brillantez, perfec­ta claridad en la exposición del tejido instrumental, total equilibrio de pla­nos sonoros y una calidad de fraseo, una expresividad en el dibujo de las distintas voces,
como rara vez se pue­de apreciar frente a una compleja partitura. El nombre de Zipoli esta unido desde hace un tiempo al del eminente musicólogo uruguayo Lauro Ayestarán, quien ha publicado traba­jos definitivos sobre la obra de este creador, haciéndola conocer en toda América. El estreno de su Misa en fa viene a culminar esta tarea de di­vulgación de un auténtico represen­tante del barroco italiano que el des­tino escondió en la primitiva y colo­nial América de los jesuitas. Para un conocimiento exhaustivo de Domeni­co Zipoli corresponde remitirse al en­sayo de Ayestarán publicado por la Sección musicología del Museo Histórico Nacional en el año 1962. Zipoli nació cerca de Florencia. Muy joven fue enviado a estudiar con Alejandro Scarlatti, en Nápoles, pero como no congeniara con el gran músico pron­to vino la separación. A los 21 años se encuentra en Bolonia estudiando con Vanucci y luego se traslada a Ro­ma donde recibe lecciones de Pasqui­ni. Estrena algunos oratorios y hacia 1716 es nombrado organista de la Igle­sia de Jesus y publica sus famosas “Sonate d’intavolatura per órgano e cembalo”.Luego se va a Sevilla e in­gresa en la Compañía de Jesus. Esa relación con los jesuitas lo habrá de llevar lejos pues en 1717 se embarca en Cádiz formando parte de una expedición de aquella orden al Río de la Plata. En la misma época que don Bruno Mauricio de Zabala llega a Buenos Aires y a los 15 días parte pa­ra Córdoba. Allí vivió desempeñando el cargo de organista de la Iglesia de los jesuitas y desarrollando “una actuación brillantísima que perdura en documentos posteriores a su muerte”. Falleció en plena juventud en una es­tancia de la Compañía de Jesús. Tenía 37 años. La Misa en fa fue encon­trada en Sucre (Bolivia) en el archi­vo del Cabildo Eclesiástico por el doc­tor Robert Stevenson, profesor de mu­sicología de la Universidad de Cali­fornia. Dice Ayestarán: “Las partes vocales de esta Misa son de una no­ble riqueza bien característica de 1as ultimas décadas italianas del seiscien­tos. Corresponde su escritura a un es­tilo dialoguístico tan caro al maestro, ajeno a una tendencia castigada y henchida común en los compositores menores de esa edad. Mas pareciera un Pergolesi, libre y temprano, que esta anunciando un dorado clasicismo. De pronto, en el “Cum Sancto Spiri­tu”, del Gloria o en el “Et vitam ven­turi” del Credo, un Fugato a tres par­tes – que hace recordar las Canzone del primer libro de las “Sonate d’In­tavolatura” irrumpe con orgánica solidez contrapuntística.
En el resto de la Misa las voces se mueven ya en ‘equidistante y tersa armonía vertical, ya en tranquilo dialogo contrapuntís­tico. El “Incarnatus”, dentro de una sencillez elemental, no esta exento de la contenida emoción que requiere es­ta sección del Credo”.
La versión de Baldi tuvo notable serenidad y unción, perfecto equili­brio entre la sonoridad de la orquesta, la masa coral y los solistas. La pulcri­tud de la ejecución permitió apreciar la noble estructura de una obra don­de no hay un compás que sobre, ni una reiteración fatigosa, donde el tex­to litúrgico se desarrolla con sencilla devoción y con absoluta pureza de medios musicales. A la buena labor del coro y la orquesta se agregó la corrección de los solistas. Alba Tonelli algo disminuida de voz por una re­ciente afonía, logró momentos de emi­sión pura y una sensible línea de can­to; Milka Diaz sometio su órgano cá­lido y rico a los rieles del estilo y Os­valdo Tourn desplegó su profunda musicalidad con un timbre ideal para esta clase de obras del barroco.
La presencia de la obra de Zipoli dominó todo el programa.

Hasta el próximo encuentro.


ANDRES JAN



NOS ESCRIBEN…NOS ESTIMULAN…NOS OFRECEN…proponen…

Você já pode pesquisar as participações dos corais e cidades desde 1956. VEJA  a página URUGUAI FESTIVAIS.

http://www.uruguaifestivais.hpg.com.br

Corais que enviaram o material já tem sua página divulgando seu trabalho e sua cidade.

Veja algumas:

Sociedade Coral Caçadorense.

http://www.coralcacadorense.hpg.com.br/

Associação Coral Sagrados Corações

http://www.coralsagradoscoracoes.hpg.com.br/

Grupo de Cantores Italianos Passione Per L’Italia

http://www.passioneperitalia.hpg.com.br/

Vamos divulgar o seu também?Cordialmente Valdir Alves da Silva



Estimada Celia es la primera vez que recibimos el noticiero,y ante todo les deseamos la mejor de las suertes en este emprendimiento,y de paso un saludo a todos los coros del interior a los que les llega este material,y nos ponemos a vuestra disposición para todos los coros que deseen venir a buenos aires para conseguirles conciertos alojamiento,o lo que necesiten,también los invitamos a visitar nuestra pagina http://www.corokennedy@fibertel.com.ar/ un saludo muy AFECTUOSO A TODOS Y NOS MANTENEMOS EN CONTACTO…….Raúl Fritzsche director del coro kennedy…..

Respuesta: Gracias por tu apoyo y tu generosidad.


Queridos amigos :

Deseamos compartir la buena nueva de haber recibido en nuestra Escuela de música de Gaiman el aporte de un piano y mobiliario, armarios, mesa, sillas  efectuado por la familia de Dewi Jones de Bryn Gwyn. Los muebles fueron cedidos en custodia para su uso y mantenimiento y el piano fue donado por voluntad de la recordada Hilda Jones.

Al tiempo que agradecemos tan noble gesto aprovechamos la oportunidad para informarles que a pesar de ello, nuestras carencias continúan, como en tantas escuelas de nuestro país.

Por ello acudimos a los amigos de la música para hacerlos partícipes de los sueños de las 230 personas que asisten actualmente a la escuela.

Quizás tengas en tu casa o sepas de alguien que disponga de algunos de estos instrumentos y elementos que necesitamos:

teclado – guitarra – violín – saxo – flauta – bombo – percusión – reproductor CD – guitarra y bajo eléctrico – amplificador – etc.etc.etc.

Agradeceremos toda la ayuda y difusión al presente pedido  y esperamos su visita en horario de 15 a 20 hs,

Muchas  Gracias, un cordial  saludo

Mirna Jones – regente

Respuesta: Si este Boletín puede ayudar a que consigan lo que necesitan, sentiremos que es realmente útil .Suerte!!!!


Quiero enviar mis felicitaciones respecto al boletín, en particular a todos quiénes hacen posible su aparición y que nos dan la posibilidad de establecer un vínculo más allá de lo digital.

Además, quiero comunicarles que en Puerto Aysén XI Región de Chile, hemos iniciado el Coro del Colegio Santa Teresa de Los Andes, que reúne a apoderados y profesores en torno al canto. Estamos bajo la dirección del profesor Felipe Nahuelpán.

Es interesante cómo se van gestando las cosas, puesto que en este coro nos hemos reunido 3 ex integrantes del Coro de la Universidad Austral de Chile, luego de cerca de 6 años que no cantábamos juntos. Es grato recordar, incluso cuando pudimos participar en la Navidad Coral de hace algunos años atrás junto al Maestro y amigo Andrés Jan.

Quiero solicitarles si que es posible el ir intercambiando repertorio en formatos tipo Música Time, Finalle u otros, de manera que conformemos una biblioteca virtual.

Desde Chile, Hernán Fontecilla.

Respuesta: Nos parece excelente tu idea….ya nos ponemos a trabajar en ella



PARA PENSAR :

El secreto para una vida plena es tener más comienzos que finales”

David Weinsbaum

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s