Relaciones en grupo

No te vayas sin decirme lo que quieres

por Andrea Turchi -

Hay personas que se comunican “tan cuidadosamente” para evitar conflictos y rechazos, que se transforman en alguien distinto a quien son. Esto les causa sufrimiento, complica sus relaciones laborales y personales y es contagioso. La solución  requiere cambio de hábitos comunicacionales.

Comunicarse clara y congruentemente es clave para construir y desarrollar relaciones sanas y enriquecedoras, para liderar y conducir, para desempeñar adecuadamente un rol laboral y para interactuar con el mundo. También  implica equilibrio personal, capacidad de autoobservación y  disposición al encuentro con los demás.

En puntas

Sin embargo, muchas personas se comunican “en puntas de pie” por el miedo de herir los sentimientos de los demás,  para evitar recibir respuestas negativas, para  minimizar la posibilidad de conflictos.

En lugar de tomar el camino más directo, sumergen sus mensajes en aguas turbias, les quitan contenido, los disfrazan. Con esto no sólo no logran comunicar adecuadamente y fallan en hacerse entender, sino que confunden, causan malas impresiones, crean  desconfianza y construyen malas reputaciones.

Creen que así evitarán el rechazo, el conflicto, el riesgo. Y se “embalsaman”, levantan paredes o sostienen trabajosas imágenes.

Con dificultad

Es difícil seguir a un líder o acompañar a alguien que no dice lo que piensa, que está más ocupado en ver cómo impactan y son percibidas sus acciones  que en comunicar lo que es. Es complejo relacionarse  con quien se maneja ambiguamente en lugar de hacerse cargo de decir lo que necesita, piensa, siente,  atenerse a las consecuencias y responder ante ellas. Es arduo cargar con toda la responsabilidad de sostener conversaciones con aquellos que callan por no ser rechazados, que ocultan para no verse vulnerables, que prefieren mostrar una máscara antes que así mismos como personas de carne y hueso.

Se puede

Se puede trabajar para dar riqueza de contenidos a los mensajes, para establecer canales directos de comunicación, para instalar la franqueza y  la claridad como modos habituales, a partir de desarrollar hábitos comunicacionales congruentes. Por ejemplo:

  1. Autoobservarse con amor. Reconocer la propia necesidad, y buscar la manera de comunicarla claramente. Respetar la propia opinión y encontrar la forma de manifestarla sin creer que la van a atacar o va a crear problemas. Dar prioridad a los propios sentimientos, sin intentar operar sobre los de los demás.
  2. Mandar al pero a pasear. No, no es un error tipográfico. Muchas personas prefieren decir primero algo que agrade, deje contento o calme al interlocutor y luego de un pero, incluyen lo que verdaderamente piensan. Si se detuvieran a analizar lo que realmente quieren decir, o necesitan comunicar, en lugar de intentar suavizarlo, podrían elaborar un mensaje claro, adecuado y  que será, seguramente mejor recibido. El pero hace que quien lo escucha se ponga a la defensiva, pero también que interprete que eso que va a escuchar subyacía debajo de lo primero que escuchó, quitándole valor y sintiéndose , de alguna manera, estafado.
  3. Soltar el control. No se puede manejar lo que los demás  van a sentir a partir de lo que se hace o dice. Se puede intentar decir bien, ser claro, honesto, armar el mejor mensaje…pero la respuesta queda en el otro. Y cuando se suelta  el intento de control sobre el pensamiento, el comportamiento y el sentimiento de los demás,  se descubre cuánto se pierde de energía, autoestima y  posibilidades de ser uno mismo, al embarcarse en la intención, consciente o no, de manipular.
  4. Separar los tantos. Utilizar la riqueza de la comunicación. Pedir cuando se necesita algo, reclamar cuando hace falta, reconocer oportunamente, ofrecer cuando se está en condiciones de dar, evaluar como un ejercicio de intercambio,  decir en que no se está de acuerdo sin pretender que el otro cambie de idea. En la medida que se usa alguna estrategia comunicacional para otra cosa que la que debería usarse, se mete la pata. Se comunica mal, se tergiversa el mensaje, y se crean confusiones y resentimiento.
  5. Dar espacio a los demás. Permitir que aparezcan como son. Habilitarlos para que contesten libremente a lo que se les dice brindándoles mensajes claros y honestos. Facilitarles la comprensión sin intentar decirles lo que tienen que comprender.
  6. Cruzar el puente al llegar a él. No temer al conflicto, transitarlo cuando llegue. Abrir interacciones para solucionar la situación que se presente como correlato lógico de una conversación congruente, rica en significados, abierta. No quiere decir esto que se solucionará todo, pero habiéndose comunicado honesta, directa y comprometidamente, se estará en mejores condiciones de enfrentar lo que se presente.

Contagiosa Ser “dulce”, “cuidadoso”, “calladito”, “autoritario y gritón”, decir siempre que sí, ser componedor, y miles de otras formas que encuentran las personas para evitar conflictos, es disfuncional.

Destruye credibilidades, climas, relaciones, liderazgos. Afecta a parejas, familias, grupos, organizaciones.  Y, fundamentalmente,  causa enormes sufrimientos. A quienes se disfrazan para ser distintos y no hacer olas. Y se condenan a vivir “como si”, no vaya a ser que…  Y a quienes tienen que vivir traduciendo, no reciben mensajes que puedan entender naturalmente y caen, sin posibilidad de zafar de esto, en comunicarse, a su vez, disfuncionalmente.

La disfuncionalidad comunicacional es contagiosa. Puede prevenirse. Y si se detecta, es tiempo de sanarla.

¡Hasta la próxima!

Andrea

Andrea Turchi es Consultora Organizacional y Diseñadora y Coordinadora del Programa de Entrenamiento en Coaching Comunicacional. También escribe el blog“A partir de una frase” y coordina Proyecto Contagia Lectura, galardonado con el Premio Hormiguita Viajera 2012 y Círculo de Coaching. Esta columna pertenece a “La Columna” , publicada en La Opinión.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s